Archivo de la categoría: Money Management

¿Dónde colocar los Stop Loss?

A caballo entre el Money Management y el Análisis Técnico nos encontramos con el tema de los Stop Loss. Probablemente se trate  de la parte más difícil  tanto psicológica como técnicamente de implementar de una operativa de trading.

Primero definamos qué son los stop loss. Los stop loss son órdenes de venta o compra (dependiendo  de si estamos cortos o largos respectivamente) que se colocan para evitar unas pérdidas excesivas.Stop LossEs decir, si compramos acciones de bankia a 0,73€ para prevenir no perder en exceso colocamos una orden de venta automática, por ejemplo, a 0,71€. De esta manera nos protegemos ante pérdidas excesivamente grandes.

A la hora de colocarlos, en principio la teoría es fácil: simplemente hay que colocar el stop cuando el precio nos indique que la tendencia que creíamos que éstos iban a seguir resultó ser errónea.

Además, hemos de tener en cuenta que el Stop Loss no hay que colocarlo más allá de una pérdida del 1% de nuestro capital total.

Como vemos, la teoría es muy clara al respecto pero ¿Cuándo vemos que nuestra predicción no es cierta?

Existen varia formas de colocar los SL, vamos a dar un repaso a algunas de ellas.

En primer lugar, el Stop Loss podemos colocarlo algo después de una resistencia (o antes de un soporte), de modo que si la rompe es porque, efectivamente, el mercado no ha seguido la senda que nosotros creíamos.

Por ejemplo, si vemos que en la zona de 1310 la cotización del oro tiene un soporte y nosotros hemos entrado largos a, digamos, 1315. Si el precio baja de esos 1310 (por ejemplo, a 1308) parece evidente que hemos errado en nuestra operativa y hemos de salir con pérdidas.

ejemplo de colocación de los Stop Loss

Sin embargo, ¿porqué usar ese soporte y no otro más lejano, como por ejemplo, otro que está en la zona de los 1300?. La respuesta es que no hay respuesta. Es decir, de manera subjetiva nosotros tendremos que dictaminar si usamos uno u otro. Una buena manera es ajustarnos al riesgo que queramos correr, siempre siendo este menor del 1% de nuestro capital total.

En el ejemplo anterior, si tengo un capital total de 10.000 € y compro 10 contratos a 1315 y colocamos el SL en el primer soporte (1308) estaremos arriesgando 70 ptos, es decir, un 0,7% una cantidad aceptable.

Si colocamos el Stop en 1298 (por debajo del soporte de 1300) estaríamos arriesgando 170 ptos, o sea, el 1,7% de todo punto inaceptable. Si queremos poner el SL en 1298 deberemos comprar menos contratos, en concreto 5 contratos, arriesgando 5×17 = 85 ptos, es decir, un 0,85%.

Otra forma de colocar los Stop Loss es buscando el mínimo o máximo anterior y situarlo por debajo o por encima de éste. Igualmente, como en el  caso de los soportes y resistencias tendremos más de un máximo y un mínimo cercano, el que escojamos en principio dependerá de nuestro criterio subjetivo siempre y cuando nunca nos excedamos en el riesgo del 1% del capital.

Si queremos colocar el stop loss en un máximo o mímino más lejano, como en el caso, de los soportes/ resistencias tendremos que comprar / vender menos acciones o contratos para no sobrepasar el riesgo del 1%.

Promediar en el trading

En un artículo anterior, hablamos de promediar como una excelente manera de aumentar geométricamente los beneficios cuando las cosas nos van bien,  cuando el mercado va a nuestro favor: clic aquí para leer el artículo completo.

Pues bien, hay dos conceptos que se confunden a menudo y que, aunque operativamente puedan resultar parecidos, no tienen nada que ver. Hablamos de piramidar VS promediar.

Promediar es cuando el mercado nos va a la contra, esto es, estamos largos y el precio no para de bajar. Entonces volvemos a comprar con lo que el precio medio de nuestras acciones es menor y nos será más fácil salir con ganancias o con pérdidas menores.

Cuando el mercado va en nuestra contra podemos hacer tres cosas:

  1. Salir asumiendo pérdidas (recomendado).
  2. Esperar que por arte de  birlibirloque el mercado se de la vuelta y nos devuelva el tan ansiado color verde. Normalmente, y normalmente no significa SIEMPRE y esto acaba ocurriendo aunque en un plazo absurdamente largo la mayoría de las veces, que nos mantendría fuera del mercado. Es la opción menos recomendada.
  3. Estudiar el mercado y ver cuándo da indicios y pautas de darse la vuelta y volver a entrar, promediando el precio a la baja (o al alza).

Vamos a ver un ejemplo.

En este gráfico del SPX500 vemos que se produce un cruce de medias el 21 de septiembre a las 21:00 y entramos cortos a 2140. Vemos como el mercado no ha cambiado de tendencia, sino que teníamos una señal falsa (o mucha prisa por entrar) y en lugar de bajar, comienza a subir con más fuerza.

promediar cortos en SPX500

Nosotros nos quedamos ahí quietecitos con nuestro contrato a 2140. Sube hasta un máximo de 2180 (¡estamos perdiendo 40ptos!). A partir de ahí entra en una zona lateral y comienza a bajar muy lentamente, hasta que se produce otro cruce de medias EMA40 y EMA18 el 26 de septiembre a 2168.

Ese es nuestro momento para vender otro contrato y promediar: vendemos en 2160 por lo que tenemos dos contratos cortos a 2150: ¡Sólo estamos a 10 puntos de entrar en verde!.

Entramos en verde ese mismo día unas horas después y compramos a 2145 obteniendo un +10 ptos.

El nivel de los 2140 no llega obtenerse hasta el 11 de octubre.

Con esta estrategia de Money Management hay que tener mucho cuidado y usarla con extrema cautela y siempre que el mercado nos de un indicador de poder entrar de nuevo para poder promediar, es decir, que se produzca un cambio de tendencia.

Hay que tener en cuenta, además, que si nos volvemos a confundir al volver a entrar para promediar las pérdidas se dispararán al aumentar el número de posiciones, por lo que insistimos en no usarla salvo que estemos muy seguro de lo que hacemos y queremos conseguir.

Piramidar en el trading

En primer lugar, hemos de dejar claro que esta estrategia se engloba dentro del Money Management, no dentro del Análisis Técnico (aunque hemos de ver los indicadores para aplicarla o no),  es decir, se trata de una manera de gestionar nuestro capital para sacarle el máximo beneficio posible a cada operación.

En primer lugar, definamos que entendemos por piramidar: se trata de una forma de operar cuando el mercado va a nuestro favor, es decir, cuando hemos entrado y llevamos una posición ganadora, estamos en verde.

Veamos un sencillo ejemplo para entenderlo mejor.

En el siguiente gráfico de 4h de la cotización del oro de septiembre de 2016, vemos que se produce un corte de la EMA40 y la EMA18 a un precio de 1327 y decidimos entrar cortos.

Ejemplo de operación cortos piramidando

El día 15 a las 4:00 nos mantenemos en verde con el oro cotizando a 1321 y vemos como la distancia entre la EMA40 y la EMA18 se va ensanchando (lo cual nos indica que la tendencia se está haciendo más fuerte) . Entramos con otro contrato, disponiendo ahora de dos contratos a un precio de 1324, colocamos un SW en 1323 (en el peor de los casos salimos con un beneficio de 2ptos). También podemos colocar el Stop en el nivel de 1324 para salir en break even, sin pérdidas ni ganancias.

La cotización se da la vuelta y la operativa nos muestra la salida (cruce de precio con EMA40) en los 1318, por lo que habríamos ganado 12 ptos (1324-1318)x2 , frente a los 9 (1327-1318) que habríamos obtenido de no piramidar (un 25% más de ganancias).

Podríamos haber salido en un precio inferior aplicando el criterio de salida de los mínimos, por ejemplo a 1310 (el mínimo obtenido fue de 1306) con compra limitada obteniendo unos  beneficios de 17ptos sin piramidar y 28 piramidando.

Con esta operativa pueden ocurrir dos cosas:

  1. Que el mercado siga a nuestro favor, por lo que al haber aumentado nuestro número de contratos aumentarán exponencialemente nuestras ganancias.
  2. Que el mercado baje y salte nuestro Stop obteniendo un pequeño beneficio, y “perdiendo” las ganancias obtenidas si no hubiésemos piramizado.

Como vemos se trata de una gestión de capital que  maximiza el beneficio sin riesgo, en realidad, perdemos parte de lo que ya llevábamos ganado.

También podemos colocar el SL justo al precio promedio, con lo que saldríamos con break even, es decir, sin pérdidas ni ganancias.

Es conveniente utilizar la técnica de piramidar cuando los indicadores de análisis técnicos nos den pautas para creer que la tendencia va a seguir por más tiempo.

Por ejemplo, si usamos un cruce de EMA40 y EMA18, si vemos que la distancia entre ellas es cada vez mayor podemos plantearnos piramidar.

El interés compuesto es tu amigo

Hemos hablado en algunos artículos anteriores de la gestión de capital o money management como una de las claves principales a la hora de conseguir un éxito duradero en esto del trading, como una de las claves para que nuestra cuenta pueda aguantar los avatares del mercado y soportar una racha de varias operaciones en rojo consecutivas sin vernos fuera del mercado.

Ahora, una vez visto el aspecto defensivo (si se me permite el símil deportivo), vamos a pasar al ataque, es decir, cómo podemos hacer que nuestra cuenta y nuestras estrategias de trading nos den más beneficios. O sea, vamos a ver cómo podemos ganar más dinero sin cambiar nuestras estrategias de cuándo entrar, cuándo poner stops, etc. y sin invertir más dinero.

No es magia, ni ningún tipo de engaño: se llama interés compuesto.

En primer lugar, vamos a explicar un poco el sencillo fundamento y luego vamos a demostrarlo con datos de una simulación.

Imaginemos que tenemos una estrategia de trading que es capaz de generarnos un 3% de beneficios al mes y que partimos de un capital de 10000 €.

Bien, después del primer mes tendremos un beneficio de 300€. Pues bien, para aprovecharnos de las ventajas de tener al interés compuesto como amigo nuestro, lo que haremos es el segundo mes invertir con los 10300€ totales, es decir, también con las ganancias.

Si observamos la tabla siguiente con detenimiento vemos que con una operativa que nos de un 3% de beneficio mensual llegamos a duplicar el valor de nuestra cuenta en un plazo de dos años.

Tabla Trading Interés Compuesto

Si comparamos esta tabla con otra en la que el capital invertido hubiese sido siempre de 10.000€ (guardándonos por ejemplo los beneficios y no reinvirtiéndolos). Hubiésemos obtenido un 30% menos de rentabilidad (de un 103% frente a un 72%), es decir, 3.000€ menos en dos años.

Tabla de Trading sin usar el interés compuesto

Llegados a este punto, muchos pensaréis que esto es un poco el cuento de la lechera, y no os quitaré la razón. No debemos hacernos estas componendas ya que es difícil fijar un beneficio mensual estable. Vendrán meses con pérdidas, etc. Pero lo importante es que se asimile el  concepto de cuando vas ganando aumentes el valor de tus inversiones y cuando vayas perdiendo lo disminuyas (antimartingala).

Esto que, a la vista de los datos parece terriblemente obvio no lo es tanto, ya que normalmente, y de manera intuitiva SOLEMOS HACERLO AL REVÉS. Pero no sólo los que nos dedicamos al trading y a las inversiones, sino en TODOS LOS ASPECTOS DE LA VIDA.

Carolina Marín todo un ejemplo de mentalidad

Me vais a perdonar el offtopic pero me gustaría que hablaseis con algún tenista (no hace falta que sea profesional, pero sí que compita regularmente). Os contará lo difícil que es ir ganando y que suele correr MENOS RIESGOS con el marcador a favor y que cuando va perdiendo usa la vieja técnica del DE PERDIDOS AL RÍO.

Pues bien, se trata precisamente de todo lo  contrario. Los jugadores que son fuertes mentalmente y, por tanto, los que más éxito consiguen operan precisamente al revés: Rafa Nadal cuando va perdiendo suele asegurar más y asumir menos riesgos (que sea el otro quien le gane), mientras que cuando va ganando juega más y más agresivo. Lo mismo es aplicable a la gran Carolina Marín (una de los mejores jugadores de la Historia del Badminton).

Estrategia de Money Management: La Antimartingala

Ya hemos hablado de dos estrategias de gestión de capital que no has de seguir, repito que NO HAS DE SEGUIR: el All-in y la martingala. Pues bien, en este artículo vamos a ver una gestión de capital inteligente y que blindará tu cuenta de trading a prueba de las peores rachas.

Se basa en la antimartingala, es decir, en hacer todo lo contrario que en la martingala. Se trata, pues, de reducir el riesgo tras sufrir una operación perdedora.

Así, por ejemplo, si partimos de 100.000€ y realizamos la primera operación con un riesgo del 1%, esto es, 1000€ (éste 1% no está colocado al azar, es el máximo riesgo recomendable) y perdemos dispondremos de 99.000€ de capital. Pues bien, la siguiente operación la haremos asumiendo un riesgo del 1% sobre el capital de que disponemos, es decir, 990€.

Si volvemos a perder, dispondríamos de un capital de 98010€, realizando la siguiente operación con un riesgo de 980€.

Si nuestra racha se mantuviera durante 15 operaciones consecutivas  tal y como se ve en la siguiente tabla:

Antimartingala al 1%

Habríamos perdido menos del 15% de nuestro capital, de modo que podríamos seguir operando con total normalidad.

Démonos cuenta que con una racha nefasta de 15 operaciones seguidas seguimos en el mercado todavía mantendríamos un capital suficiente para continuar con el trading. Si comparamos esta estrategia con la martingala de duplicar riesgo o incluso con la modificada con la serie de Fibonacci tal como se ven en las siguientes tablas:

martingala capital 100000

La martingala normal nos habría echado del mercado a la sexta operación perdedora: la séptima operación ya no la podríamos hacer ya que no dispondríamos del capital necesario para asumir el riesgo.

martingala fibonacci 100000 euros

Y la martingala Fibonacci nos habría echado a la novena operación, es decir, la décima ya no tendríamos capital para poder realizarla.

Así pues, como vemos, utilizando la misma operativa con el mismo ratio operaciones ganadas/ operaciones perdidas  y con el mismo beneficio por operación vemos cómo una gestión de capital racional nos permita mantenernos en el mercado y seguir operando y poder llegar a recuperarnos, mientras que una  gestión del capital basada en aumentar el riesgo ante operaciones perdedoras nos puede llevar a la bancarrota.

Es por ello que, si hablamos de hacer un trading a largo plazo, una especulación que nos permita vivir de ello o tener una serie de ingresos más o menos regulares hemos de darle una importancia vital al money management y saber en todo momento cuánto debemos arriesgar para que nuestro capital sea capaz de aguantar rachas perdedoras  muy largas.

Otra cosa sería querer vivir del pelotazo y la suerte y con unas pocas operaciones ganar decenas de millones de euros. Si lo que buscas es eso, como hemos dicho, es cuestión de suerte.

Si alguien tiene curiosidad diremos que una racha de 69 operaciones perdedoras (si tu sistema tiene 69 operaciones perdedoras seguidas habrías de revisarlo) sólo nos habría hecho perder el 50% de nuestro capital.

Para llegar a perderlo todo necesitamos realizar 757 operaciones perdedoras seguidas (aunque ya las últimas operaciones sólo las realizaríamos con un riesgo de 1€).

Un dato tal vez más esclarecedor: habríamos perdido el 80% de nuestro capital con 160 operaciones perdedoras seguidas.

Una técnica de Money Management: la martingala

En un artículo anterior hablábamos de cómo con un sistema ganador (en el ejemplo que pusimos no sólo era ganador sino que era un auténtico chollo) podíamos llegar a la bancarrota con un mal money management.

Si usamos el all-in, invertirlo todo, basta una sola operación para acabar  con nuestro capital. Eso es poco menos que trivial a poquito que lo pensemos.

Leonardo de Pisa (Fibonacci)
Leonardo de Pisa (1170 – 1250), también llamado Fibonacci, fue un matemático italiano que difundió el sistema de numeración decimal e ideó la sucesión de Fibonacci.

Sin embargo, existen otros métodos que no sólo no es fácil ver que son ruinosos, sino que paracen ser la llave del éxito y puede llevar a la bancarrota a traders poco experimentados: hablamos de la martingala.

La martingala se basa en aumentar la inversión cada vez que en una operación tenemos pérdidas, con el objeto de recuperar esas pérdidas.

La martingala original se utiliza (sí, por desgracia se sigue utilizando) en la ruleta americana y en operaciones, apuestas o lo que sea, en el que tengamos el 50% de ganar y el 50% de perder…. lo que, en primer lugar, la gente no tiene en cuenta es que la ruleta americana no tienes el 50% de ganar o perder, sino que las probabilidades de ganar son un poquito peores porque existe el cero y el doble cero.

En estas operaciones, las que tenemos un 50% de posibilidades de ganar, la martingala consiste en duplicar el capital invertido cada vez que perdamos de modo que podamos recuperar lo perdido más un pequeño beneficio.

Supongamos un sistema que nos da un 50% de posibilidades de ganar con 100% de rendimiento, es decir, cada vez que ganamos doblamos la cantidad invertida.

En la primera operación invertimos 100€ y resulta que nos sale perdedora.

En la segunda, para compensar esos 100€ de pérdida invertimos 200€. Si ganamos obtendríamos un beneficio de 200€, es decir, 200€x2-200€. Pero como en la operación anterior habíamos perdido 100€, nuestro beneficio total será de 100€.

Si perdemos volveríamos a entrar con el doble del capital, es decir, con 400€, obteniendo un ROI (return on investment, retorno de la inversión) de 400€ a los cuales habría que restar los 300€ que llevábamos perdidos.

Así seguiríamos como vemos en siguiente tabla y, teóricamente, es un sistema que no fallará nunca, ya que es imposible que obtengamos una racha de infinitas operaciones perdidas.

Suena bien, ¿verdad?

Pérdidas con la martingala

La cuestión está en que no nos hace falta una secuencia de infinitas operaciones perdidas, con 5 ó 7 ya corremos un riesgo altísimo (con 5 operaciones seguidas perdidas necesitamos invertir 1600€ y 6.400€ para 7) para una ganancia de 100€, totalmente ridícula con respecto a la cantidad invertida.

Aquí entra de nuevo la falacia del jugador y cuando llevamos una racha de varias operaciones seguidas por malos resultamos tendemos a pensar que el sistema no puede seguir fallando ad infinitum, pero la dura realidad es que sí puede.

La falacia del jugador nos hace pensar que, una vez que llevamos ya 7 derrotas seguidas la probabilidad de que a la siguiente volvamos a errar es menor del 50%, pero no es así, se trata de sucesos independientes y su probabilidad no depende de lo que haya ocurrido antes.

Con esta estrategia de money management es mucha la gente que se ha arruinado y lo sigue haciendo por casinos, páginas online de juegos, la bolsa, etc. y es que estamos en un sistema que no es ideal, no tenemos infinito dinero para hacer operaciones duplicando la inversión indefinidamente, es un sistema de gestión del capital que, tarde o temprano, nos llevará a la ruina.

Pero no sólo ocurre con la martingala original, todas las posibles variaciones basadas en ir incrementando la inversión cada vez que perdemos está abocada al fracaso y nos conducirá a la ruina.

Por ejemplo, existe una variante de la martingala que es seguir la serie de Fibonacci en las inversiones cuando estas no son exitosas. Los términos de la serie de Fibonacci salen de sumar los dos anteriores, siendo los dos primeros términos de la secuencia dos unos. El tercero será un dos (1+1), el cuarto será un tres (2+1) y así sucesivamente.

Los 15 primeros términos de la serie de Fibonacci

En la primera operación invertiríamos 1 €, en la segunda otra vez 1€, en la tercera 2€, en la cuarta 3€, y así sucesivamente.

Se trata como decimos de otra estrategia de money management ruinosa porque en cuando encadenemos una serie suficientemente larga de operaciones seguidas fallidas la pérdida se torna demasiado alta.

Veamos la misma tabla de la martingala ahora con la serie de fibonacci:

Martingala de Fibonacci

Como vemos, el riesgo es menor pero el beneficio también lo es, cerrando algunas operaciones con éxito en pérdidas.

Así pues, y para acabar ya este artículo nos ha de quedar claro que nuestro money management no puede basarse en aumentar la inversión cada vez que perdamos, ya que una mala racha dejará tiritando nuestro capital.

De hecho como veremos en un próximo artículo uno de los métodos de gestión de capital se llama antimartingala y se basa en todo lo contrario pero, como decimos, lo veremos más adelante.

 

Conceptos básicos de Money Management: el all-in

Bueno, tras un par de artículos hablando un poco de mí mismo (sólo un poco)  y del mundo en el que nos ha tocado vivir, hoy vengo con uno de los artículos más importantes de los que van a formar este blog. Es un artículo que trata cómo con un sistema de inversión quasi perfecto podemos arruinarnos si no gestionamos bien nuestro capital.

Pese a lo que la mayoría de nosotros pensamos para vivir del trading (o de las apuestas) lo más importante no es el modelo que utilicemos para realizar las operaciones, es decir, no es lo bien que juguemos al póker o lo buenos que seamos con el análisis técnico.

Lo más importante, dejando aparte el factor psicológico, es decir,  si nos comportásemos como una máquina, lo más importante, insisto, es la gestión del capital del que dispongamos.

Dicho de otra manera, podemos tener un sistema ganador pero si la gestión del capital no es la adecuada estaremos abocados a la ruina.

Es decir, yo puedo ser un as jugando al póker, pero si la gestión de mi capital no es buena acabaré perdiendo dinero y, probablemente, todo mi dinero.

all in Steve Buscemi

Vamos a ver un ejemplo extremo. Imaginemos un sistema en el que gano el 90% de las veces obteniendo un 10% del capital con el que he operado. Una bicoca, vamos.

Ahora imaginemos que la gestión de capital que yo realizo con él es la conocida como All In que consiste en invertir todo nuestro dinero a una operación. En nuestro caso lo hacemos en todas las operaciones.

Como se puede comprobar fácilmente en el momento que nuestra operación sea fallida llegaremos a la bancarrota, aunque en algunos escenarios (la mayoría) el dinero que teníamos acumulado sería muy alto.

Veamos algunas tablas que corroboran esto.

En la primera, las 9 primeras operaciones son ganadoras llegando a acumular un capital de casi 795.000€ (partiendo de sólo 1000€) pero en el momento que la operación perdedora llega (y siempre llega, ningún sistema es infalible), lo perdemos todo y ya estamos fuera del mercado.

Gestión de Capital All-In con un sistema del 90%W y 10% redimiento

En la segunda, la operación perdedora nos llega a la tercera habiendo llegado a obtener un capital máximo de 1331€.

Gestión Capital All In 90% exito, 10% beneficio y pérdida en 3

Obviamente, en bolsa nadie utiliza la gestión del capital All-in de forma sistemática. Se utiliza en el mundo de las apuestas y en momentos muy puntuales, pero es un excelente caso extremo para ver cómo una pésima gestión de capital puede darnos al traste con todas las ganancias y echarnos del mercado.

El ejemplo, como hemos comentado es muy extremo y nunca debe utilizarse.

Llegados a este punto, muchos os preguntareis como ésto que parece tan evidente que te lleva a la bancarrota es utilizado en algún momento por algún trader experto. La respuesta es por el aspecto psicológico: en algún momento dado, tras una operación (o varias) perdedora entramos en un estado en el que nos dejamos llevar por la pasión, por las prisas de recuperar lo perdido de la forma más rápida posible, comenzamos a creer en la falacia del jugador (aquella que dice que cuánto más repite un suceso más difícil es que vuelva a repetirse y de la que hablaremos largo y tendido) y acabamos invirtiendo más dinero del que deberíamos haciendo aumentar las pérdidas de manera exponencial.

Este primer artículo ha sido una primera toma de contacto con el money management con un ejemplo muy extremo pero que todos los hemos usado alguna vez en la vida y que puede destrozar tu capital con 1 operación perdida y 9 ganadas.

En próximos artículos hablaremos de otro sistema pernicioso, la martingala y su antítesis la antimartingala, que ese sí que nos hará ganar dinero  con sistemas no tan apabullantes como el expuesto anteriormente.