Archivo de la etiqueta: Análisis técnico

Los tres pilares del trading

Un sistema de trading no es sólo Análisis Técnico

Cuando comenzamos a dedicarnos al trading tendemos a basarnos más que en ningún otro factor en el análisis técnico, estudiar a fondo cuándo debemos entrar en el mercado, dónde colocar los stop loss, etc., en definitiva, en conseguir un sistema de trading.

Pero tener un sistema de trading no consiste únicamente en saber cuándo hemos de entrar y salir del mercado, sino también qué capital hemos de tener y con cuánto hemos de operar en cada transacción. Es decir, tenemos que incorporar a nuestro análisis una gestión de capital que constituya un sistema ganador.

Tener sistema ganador no es garantía de éxito

Sin embargo, haber elaborado un sistema ganador, y es posible que os sorprenda a muchos,  es lo menos importante de todo: la mayoría de los traders fracasan no porque su método no sea bueno, sino porque no cuentan con la disciplina suficiente para llevarlo a cabo.

Un trader debe llevar hasta las últimas consecuencias las reglas de su sistema sea cuales sean las condiciones: ya sea con una sensacional racha ganadoras como con una infernal racha de pérdidas con un drawdown devastador.

Esa disciplina es estima que es un 50% del éxito de lo especuladores de los mercados financieros.

¿Cuáles son los tres pilares del trading?

Los pilares básicos del trading de menor a mayor importancia son el análisis técnico, la gestión del capital y la psicología del trader.
Los Tres Pilares de Trading

  1. En primer lugar, y otorgándole un porcentaje de importancia del 20% tenemos el ya mencionado análisis técnico. Debemos saber cuándo entrar en el mercado y cuándo salir, estudiar las medias móviles, las tendencias y los estocásticos. Pero, sin embargo, la teoría del análisis técnico es lo menos importante para tener un sistema ganador.
  2. En segundo lugar, y con un un porcentaje de importancia mayor, del 30%, nos encontramos con el Money Management o Gestión Monetaria. De nada nos sirve tener un sistema que sepamos cuándo hemos de operar si ésta operación no la hacemos con la cantidad adecuada de nuestro capital.
    Llevándolo al extremo si hacemos una gestión de capital de all-in y nuestro sistema nos da un porcentaje de aciertos 60%, tarde o temprano acabaremos en quiebra en cuanto una operación sea fallida.
  3. En tercer lugar, y como pilar más importante está la psicología del trader. Aunque sepamos qué hacer, cuándo hacerlo y con qué cantidad hacerlo a menudo no lo hacemos (o hacemos la operación contraria) dejándonos llevar por intuiciones,  por la ansiedad y el estrés, por noticias que escuchamos en la radio, etc. y acabamos tomando malas decisiones que pueden hacer tambalear nuestra cuenta.

Con los puntos 1 y 2 construiremos un sistema ganador con esperanza matemática positiva, pero si no somos disciplinados acabaremos con pérdidas.

¿Cómo construir un sistema ganador?

Veamos un ejemplo de cómo el análisis técnico y el money management nos permiten crear un sistema ganador:

Imaginemos que jugamos a los dados apostando si sale par o impar y cada vez que jugamos recibimos 2,5 euros por euro apostado. Como la probabilidad de sacar par o impar es la misma, decimos que tenemos un 50% de posibilidades de ganar.

A algo como ésto es a lo que hemos de llegar con el análisis técnico: elaborando un estudio de backtesting, es decir, estudiando en el histórico de precios los momentos de entrada y salida hemos de determinar la probabilidad de que la operación en esas condiciones sea ganadora y cuándo ganaríamos con ella.

Siguiendo con el ejemplo de los dados, podría parecer que constituye un sistema ganador: si tenemos un 50% de posibilidades de ganar y cuando ganamos recibimos más del doble……. PUES NO. Dependerá de nuestro capital inicial y nuestra gestión de capital.

Si sólo tenemos un 1€, nos lo jugamos y perdemos, no tendremos posibilidad de seguir jugando. Por tanto, necesitaremos un capital mayor.

Ahora imaginamos que tenemos 10€. Si la apuesta la hacemos con todo (all in) estaremos en el mismo caso anterior. Sin embargo, si apostamos 1€ (un 10%), tendremos que perder 10 veces seguidas para quedarnos sin capital. De esta forma, protegeremos nuestro capital y asumir una racha de hasta 10 fallos seguidos.

Michael Jordan: He fallado una y otra vez por eso he conseguido éxito
Así pues, para construir un sistema ganador no sólo tenemos que ver que porcentaje de aciertos y la ganancia de cada uno de éstos, sino qué cantidad tenemos que invertir en cada operación para que nuestro capital se blinde en primer lugar, y después, se multiplique.

La disciplina es la clave del sistema

Hemos de tener, por tanto, muy claras las pautas de entrada y salida, así como, las cantidades con las que operar, pero como dice el refrán popular “el movimiento se demuestra andando” y no siempre es fácil realizar las operaciones en su momento y con la cantidad adecuada.

Es imprescindible muchísima disciplina para seguir con el método a rajatabla cuando ha encadenado una serie de pérdidas consecutivas y un drawdown importante.

Imaginemos que hemos encadenado 8 ó 10 operaciones fallidas seguidas y llevamos una pérdida acumulada de un 8% de nuestro capital. Sin duda, comenzaremos a desconfiar de nuestro sistema, probablemente lo cambiaremos, promediaremos y, finalmente, acabaremos realizando operaciones basadas en corazonadas o impulsos.

Para ser un trader hay que tener una gran dosis de disciplina que nos haga continuar con el sistema que en backtesting nos ha demostrado ser ganador y, sin embargo, está encadenando un racha de operaciones fallidas seguidas.

¿Qué es el Análisis Técnico?

En el artículo anterior llamado ¿qué es el trading? hablábamos de que no existe un método infalible para ganar en bolsa, pero sí existen algunas formas con esperanza matemática positiva para ganar en bolsa, como el Análisis Técnico.

Repito la Piedra Filosofal no existe y si alguien quiere vendértela te está engañando, por tanto, no perdamos nuestra vida y cordura cual alquimista de Edad Media en busca de una quimera.

La Piedra Filosofal
La Piedra Filosofal es un objeto alquímico capaz de convertir cualquier metal en oro.

Lo que sí existe es una forma de estudiar el mercado basada en el histórico de precios de un valor que, sin ser la panacea, es de gran ayuda para el especulador incrementando el número de operaciones exitosas y disminuyendo el número de operaciones erróneas.

Esta forma de estudiar el mercado se llama Análisis Técnico y se basa en que el mercado lo sabe todo, es decir, el mercado lo constituyen todas las personas que invierten en el en todo el mundo por lo tanto no es necesario saber todas las noticias que van ocurriendo ya que alguien en el mercado lo sabrá y obrará en consecuencia, alterando los precios, precios que son precisamente lo que el Análisis Técnico analiza.

El Análisis Técnico consiste en, como su nombre indica, analizar gráficos e indicadores numéricos de los precios para poder detectar las tendencias (si el precio tiende a subir o a bajar) y el cambio de las mismas (cuando el mercado muestra síntomas de agotamiento y es previsible un cambio de tendencia).

Dentro del Análisis Técnico podemos distinguir entre el Análisis Chartista que se basa en los gráficos y en las figuras que en él se producen y el Análisis Técnico propiamente dicho que se basa en indicadores matemáticos y operaciones estadísticas, tales como medias móviles, índice de fuerza relativa, el estocástico, etc.

Ejemplo de Análisis Técnico

Ningún sistema puede considerarse mejor que otro, ganando por goleada el efecto sinérgico de la combinación de ambos.

Tradicionalmente el Análisis Técnico ha tenido la dificultad del cálculo de algunos de sus parámetros, pero la llegada de los ordenadores eliminó esa dificultad y ahora desde casa y desde la plataforma de cualquier broker podemos tener al instante cualquier indicador que necesitemos.

Para poder operar con Análisis Técnico no es necesario tener conocimientos matemáticos ni estadísticos, sólo necesitamos conocer los datos y saber interpretarlos.

Por último, mencionar que la eficacia del Análisis Técnico no sólo es debida a que la economía es cíclica y los precios tienden a evolucionar en tendencias y ciclos, sino que además, se trata de una profecía autocumplida, es decir, como la mayoría de los operadores usamos Análisis Técnico todos tendemos a reaccionar ante las mismas señales y refuerzan el cumplimiento de las mismas.

¿Qué es el trading?

El mantra de todo especulador es comprar barato y vender caro. Esa es la base de todo sistema especulativo que se precie y, en realidad, de todo negocio: compro materias primas a un precio, las transformo en otra cosa (realizando un gasto), distribuyo el producto fabricado en tiendas (realizando otro gasto) y, finalmente, lo vendo a un precio mayor que la suma de los tres gastos:

Gasto en Materias Primas + Gasto de Fabricación + Gastos de distribución < Precio de venta

O, si lo preferimos, el beneficio será la diferencia entre el precio de venta y la suma de los gastos:

Beneficio = Precio Venta – ∑ Gastos

Como vemos, todo se basa en lo mismo en conseguir vender un producto a un precio mayor del que nos ha costado.

Esta simple estrategia de generar riqueza lleva utilizándose desde los fenicios allá por el siglo X A.C. que fundaron un imperio comercial comprando materias primas de territorios a los que vendía (a precio mucho mayor) los productos manufacturados con esas mismas materias primas. También vendían esas materias primas en otros territorios. Llegaron a dominar todo el mediterráneo hasta que fueron destruidos por los romanos en las guerra púnicas en el s.II A.C.

rutas comerciasles fenicias
Mapa de las rutas comerciales fenicias y sus colonias establecidas en Europa y el norte de África. Imagen: monografias.com

En el mercado de la bolsa o de CFDs, futuros, etc. la cosa se simplifica mucho ya que  sólo hemos de tener en cuenta como gasto la comisión que nos cobra por operación el broker y los impuestos que nos cobrará (sobre el beneficio) el Ministro de Hacienda de turno.

Así pues, como vemos la cosa es insultantemente simple: compramos a un determinado precio y vendemos cuando esté más caro, siendo la diferencia entre esos dos precios y, descontando la comisión del broker, el beneficio obtenido.

El problema viene cuando (y suele ocurrir apoyado por la Ley de Murphy) sucede que basta que compremos a un precio para que, desde ese mismo instante comience a bajar y podemos esperar a que se recupere y estemos “en verde”, esto es, con beneficios mucho, mucho tiempo, si es que llega a ocurrir alguna vez que, dicho sea de paso no tiene por qué hacerlo.

Así pues, necesitamos un método, un sistema que nos diga cuándo hemos de comprar y cuándo hemos de vender, es decir, cuándo el precio va a subir en el futuro para poder vender con beneficios.

LLegados a este punto tengo dos noticias: una buena y una mala. La buena nos dice que existe una disciplina que estudia el histórico de los precios y, basándose en él, es capaz de predecir qué ruta es más probable que siga el precio si de subida o de bajada. La mala es que esa disciplina no es infalible y se basa en probabilidades, como ya he comentado.

Esa disciplina se conoce como Análisis Técnico.

Ejemplo de Análisis Técnico

Sin embargo, no todos los traders, especuladores e inversores se basan en el Análisis Técnico. También los hay que se basan en el estudio de los cuadros contables de las empresas, de sus deudas, su producción, su potencialidad en el mercado, etc. Es el llamado Análisis Fundamental.

Existe una estéril rivalidad, que pronto será superada, entre defensores y detractores de uno y otro método de análisis.

Desde mi punto de vista, ambos son compatibles: el Análisis Fundamental nos dice en qué valores invertir y el Análisis Técnico nos dice cuándo hacerlo.

Tabla de Análisis Fundamental

Esta combinación de ambas disciplinas es muy útil para los inversores a largo plazo o Buy and Hold, pero para operar intradía (comprar y vender en el mismo) día o en plazos cortos de varios días, con el análisis técnico tendremos mucho más que suficiente.

Pero como ya hemos comentado en otros artículos, no sólo se  base en conseguir un sistema que nos haga ganar más que perder, sino que también debemos saber cuánto hemos de invertir en cada ocasión, estamos hablando del money management.