Archivo de la etiqueta: martingala

Estrategia de Money Management: La Antimartingala

Ya hemos hablado de dos estrategias de gestión de capital que no has de seguir, repito que NO HAS DE SEGUIR: el All-in y la martingala. Pues bien, en este artículo vamos a ver una gestión de capital inteligente y que blindará tu cuenta de trading a prueba de las peores rachas.

Se basa en la antimartingala, es decir, en hacer todo lo contrario que en la martingala. Se trata, pues, de reducir el riesgo tras sufrir una operación perdedora.

Así, por ejemplo, si partimos de 100.000€ y realizamos la primera operación con un riesgo del 1%, esto es, 1000€ (éste 1% no está colocado al azar, es el máximo riesgo recomendable) y perdemos dispondremos de 99.000€ de capital. Pues bien, la siguiente operación la haremos asumiendo un riesgo del 1% sobre el capital de que disponemos, es decir, 990€.

Si volvemos a perder, dispondríamos de un capital de 98010€, realizando la siguiente operación con un riesgo de 980€.

Si nuestra racha se mantuviera durante 15 operaciones consecutivas  tal y como se ve en la siguiente tabla:

Antimartingala al 1%

Habríamos perdido menos del 15% de nuestro capital, de modo que podríamos seguir operando con total normalidad.

Démonos cuenta que con una racha nefasta de 15 operaciones seguidas seguimos en el mercado todavía mantendríamos un capital suficiente para continuar con el trading. Si comparamos esta estrategia con la martingala de duplicar riesgo o incluso con la modificada con la serie de Fibonacci tal como se ven en las siguientes tablas:

martingala capital 100000

La martingala normal nos habría echado del mercado a la sexta operación perdedora: la séptima operación ya no la podríamos hacer ya que no dispondríamos del capital necesario para asumir el riesgo.

martingala fibonacci 100000 euros

Y la martingala Fibonacci nos habría echado a la novena operación, es decir, la décima ya no tendríamos capital para poder realizarla.

Así pues, como vemos, utilizando la misma operativa con el mismo ratio operaciones ganadas/ operaciones perdidas  y con el mismo beneficio por operación vemos cómo una gestión de capital racional nos permita mantenernos en el mercado y seguir operando y poder llegar a recuperarnos, mientras que una  gestión del capital basada en aumentar el riesgo ante operaciones perdedoras nos puede llevar a la bancarrota.

Es por ello que, si hablamos de hacer un trading a largo plazo, una especulación que nos permita vivir de ello o tener una serie de ingresos más o menos regulares hemos de darle una importancia vital al money management y saber en todo momento cuánto debemos arriesgar para que nuestro capital sea capaz de aguantar rachas perdedoras  muy largas.

Otra cosa sería querer vivir del pelotazo y la suerte y con unas pocas operaciones ganar decenas de millones de euros. Si lo que buscas es eso, como hemos dicho, es cuestión de suerte.

Si alguien tiene curiosidad diremos que una racha de 69 operaciones perdedoras (si tu sistema tiene 69 operaciones perdedoras seguidas habrías de revisarlo) sólo nos habría hecho perder el 50% de nuestro capital.

Para llegar a perderlo todo necesitamos realizar 757 operaciones perdedoras seguidas (aunque ya las últimas operaciones sólo las realizaríamos con un riesgo de 1€).

Un dato tal vez más esclarecedor: habríamos perdido el 80% de nuestro capital con 160 operaciones perdedoras seguidas.

Una técnica de Money Management: la martingala

En un artículo anterior hablábamos de cómo con un sistema ganador (en el ejemplo que pusimos no sólo era ganador sino que era un auténtico chollo) podíamos llegar a la bancarrota con un mal money management.

Si usamos el all-in, invertirlo todo, basta una sola operación para acabar  con nuestro capital. Eso es poco menos que trivial a poquito que lo pensemos.

Leonardo de Pisa (Fibonacci)
Leonardo de Pisa (1170 – 1250), también llamado Fibonacci, fue un matemático italiano que difundió el sistema de numeración decimal e ideó la sucesión de Fibonacci.

Sin embargo, existen otros métodos que no sólo no es fácil ver que son ruinosos, sino que paracen ser la llave del éxito y puede llevar a la bancarrota a traders poco experimentados: hablamos de la martingala.

La martingala se basa en aumentar la inversión cada vez que en una operación tenemos pérdidas, con el objeto de recuperar esas pérdidas.

La martingala original se utiliza (sí, por desgracia se sigue utilizando) en la ruleta americana y en operaciones, apuestas o lo que sea, en el que tengamos el 50% de ganar y el 50% de perder…. lo que, en primer lugar, la gente no tiene en cuenta es que la ruleta americana no tienes el 50% de ganar o perder, sino que las probabilidades de ganar son un poquito peores porque existe el cero y el doble cero.

En estas operaciones, las que tenemos un 50% de posibilidades de ganar, la martingala consiste en duplicar el capital invertido cada vez que perdamos de modo que podamos recuperar lo perdido más un pequeño beneficio.

Supongamos un sistema que nos da un 50% de posibilidades de ganar con 100% de rendimiento, es decir, cada vez que ganamos doblamos la cantidad invertida.

En la primera operación invertimos 100€ y resulta que nos sale perdedora.

En la segunda, para compensar esos 100€ de pérdida invertimos 200€. Si ganamos obtendríamos un beneficio de 200€, es decir, 200€x2-200€. Pero como en la operación anterior habíamos perdido 100€, nuestro beneficio total será de 100€.

Si perdemos volveríamos a entrar con el doble del capital, es decir, con 400€, obteniendo un ROI (return on investment, retorno de la inversión) de 400€ a los cuales habría que restar los 300€ que llevábamos perdidos.

Así seguiríamos como vemos en siguiente tabla y, teóricamente, es un sistema que no fallará nunca, ya que es imposible que obtengamos una racha de infinitas operaciones perdidas.

Suena bien, ¿verdad?

Pérdidas con la martingala

La cuestión está en que no nos hace falta una secuencia de infinitas operaciones perdidas, con 5 ó 7 ya corremos un riesgo altísimo (con 5 operaciones seguidas perdidas necesitamos invertir 1600€ y 6.400€ para 7) para una ganancia de 100€, totalmente ridícula con respecto a la cantidad invertida.

Aquí entra de nuevo la falacia del jugador y cuando llevamos una racha de varias operaciones seguidas por malos resultamos tendemos a pensar que el sistema no puede seguir fallando ad infinitum, pero la dura realidad es que sí puede.

La falacia del jugador nos hace pensar que, una vez que llevamos ya 7 derrotas seguidas la probabilidad de que a la siguiente volvamos a errar es menor del 50%, pero no es así, se trata de sucesos independientes y su probabilidad no depende de lo que haya ocurrido antes.

Con esta estrategia de money management es mucha la gente que se ha arruinado y lo sigue haciendo por casinos, páginas online de juegos, la bolsa, etc. y es que estamos en un sistema que no es ideal, no tenemos infinito dinero para hacer operaciones duplicando la inversión indefinidamente, es un sistema de gestión del capital que, tarde o temprano, nos llevará a la ruina.

Pero no sólo ocurre con la martingala original, todas las posibles variaciones basadas en ir incrementando la inversión cada vez que perdemos está abocada al fracaso y nos conducirá a la ruina.

Por ejemplo, existe una variante de la martingala que es seguir la serie de Fibonacci en las inversiones cuando estas no son exitosas. Los términos de la serie de Fibonacci salen de sumar los dos anteriores, siendo los dos primeros términos de la secuencia dos unos. El tercero será un dos (1+1), el cuarto será un tres (2+1) y así sucesivamente.

Los 15 primeros términos de la serie de Fibonacci

En la primera operación invertiríamos 1 €, en la segunda otra vez 1€, en la tercera 2€, en la cuarta 3€, y así sucesivamente.

Se trata como decimos de otra estrategia de money management ruinosa porque en cuando encadenemos una serie suficientemente larga de operaciones seguidas fallidas la pérdida se torna demasiado alta.

Veamos la misma tabla de la martingala ahora con la serie de fibonacci:

Martingala de Fibonacci

Como vemos, el riesgo es menor pero el beneficio también lo es, cerrando algunas operaciones con éxito en pérdidas.

Así pues, y para acabar ya este artículo nos ha de quedar claro que nuestro money management no puede basarse en aumentar la inversión cada vez que perdamos, ya que una mala racha dejará tiritando nuestro capital.

De hecho como veremos en un próximo artículo uno de los métodos de gestión de capital se llama antimartingala y se basa en todo lo contrario pero, como decimos, lo veremos más adelante.

 

Conceptos básicos de Money Management: el all-in

Bueno, tras un par de artículos hablando un poco de mí mismo (sólo un poco)  y del mundo en el que nos ha tocado vivir, hoy vengo con uno de los artículos más importantes de los que van a formar este blog. Es un artículo que trata cómo con un sistema de inversión quasi perfecto podemos arruinarnos si no gestionamos bien nuestro capital.

Pese a lo que la mayoría de nosotros pensamos para vivir del trading (o de las apuestas) lo más importante no es el modelo que utilicemos para realizar las operaciones, es decir, no es lo bien que juguemos al póker o lo buenos que seamos con el análisis técnico.

Lo más importante, dejando aparte el factor psicológico, es decir,  si nos comportásemos como una máquina, lo más importante, insisto, es la gestión del capital del que dispongamos.

Dicho de otra manera, podemos tener un sistema ganador pero si la gestión del capital no es la adecuada estaremos abocados a la ruina.

Es decir, yo puedo ser un as jugando al póker, pero si la gestión de mi capital no es buena acabaré perdiendo dinero y, probablemente, todo mi dinero.

all in Steve Buscemi

Vamos a ver un ejemplo extremo. Imaginemos un sistema en el que gano el 90% de las veces obteniendo un 10% del capital con el que he operado. Una bicoca, vamos.

Ahora imaginemos que la gestión de capital que yo realizo con él es la conocida como All In que consiste en invertir todo nuestro dinero a una operación. En nuestro caso lo hacemos en todas las operaciones.

Como se puede comprobar fácilmente en el momento que nuestra operación sea fallida llegaremos a la bancarrota, aunque en algunos escenarios (la mayoría) el dinero que teníamos acumulado sería muy alto.

Veamos algunas tablas que corroboran esto.

En la primera, las 9 primeras operaciones son ganadoras llegando a acumular un capital de casi 795.000€ (partiendo de sólo 1000€) pero en el momento que la operación perdedora llega (y siempre llega, ningún sistema es infalible), lo perdemos todo y ya estamos fuera del mercado.

Gestión de Capital All-In con un sistema del 90%W y 10% redimiento

En la segunda, la operación perdedora nos llega a la tercera habiendo llegado a obtener un capital máximo de 1331€.

Gestión Capital All In 90% exito, 10% beneficio y pérdida en 3

Obviamente, en bolsa nadie utiliza la gestión del capital All-in de forma sistemática. Se utiliza en el mundo de las apuestas y en momentos muy puntuales, pero es un excelente caso extremo para ver cómo una pésima gestión de capital puede darnos al traste con todas las ganancias y echarnos del mercado.

El ejemplo, como hemos comentado es muy extremo y nunca debe utilizarse.

Llegados a este punto, muchos os preguntareis como ésto que parece tan evidente que te lleva a la bancarrota es utilizado en algún momento por algún trader experto. La respuesta es por el aspecto psicológico: en algún momento dado, tras una operación (o varias) perdedora entramos en un estado en el que nos dejamos llevar por la pasión, por las prisas de recuperar lo perdido de la forma más rápida posible, comenzamos a creer en la falacia del jugador (aquella que dice que cuánto más repite un suceso más difícil es que vuelva a repetirse y de la que hablaremos largo y tendido) y acabamos invirtiendo más dinero del que deberíamos haciendo aumentar las pérdidas de manera exponencial.

Este primer artículo ha sido una primera toma de contacto con el money management con un ejemplo muy extremo pero que todos los hemos usado alguna vez en la vida y que puede destrozar tu capital con 1 operación perdida y 9 ganadas.

En próximos artículos hablaremos de otro sistema pernicioso, la martingala y su antítesis la antimartingala, que ese sí que nos hará ganar dinero  con sistemas no tan apabullantes como el expuesto anteriormente.